Pepita Pulgarcita (Murcia)

imageMira que me intento imponer una disciplina de escritura, que empezó por ser diaria (muy optimista por mi parte), siguió por semanal, y finalmente casi la dejo en bimensual. El día es muy largo y me lo paso hablando, escribiendo y leyendo, y lo último que me apetece cuando llega la noche es escribir. Mi mente necesita desconectar y dejar de pensar con algún programa de los que te dejan el encefalograma plano.

imageHoy ya me he dicho que no tengo excusa para no escribir, ya que me han amenazado seriamente con el tema de las fotos. Después de revisar todo lo que había hecho, culinariamente hablando, este último mes, y de hacer Negativo en Sepia un repaso fotográfico, me he encontrado con una visita nada reciente, pero muy interesante a “Pepita Pulgarcita”.

Este sitio se inauguró hará unos cuantos años, cuando vivíamos todavía cerca de la Plaza de Toros, en la calle Joselito. Qué tiempos aquellos. Por entonces, con la novedad de nuestros nuevos trabajos, salíamos en busca de nuevas experiencias gustativas que antes nos habían sido vedadas por nuestra condición de estudiantes. Pero ya éramos “mayores” y podíamos salir a comer y a disfrutar de la vida y todas esas cosas que una espera hacer cuando le sale el primer trabajo serio. Pepita Pulgarcita abrió y como novedad tenían tapas más elaboradas que la mayoría de las tascas, además de tener una decoración muy moderna, con las lámparas de araña  y un concepto de mesa larga que en Murcia todavía no se conocía, donde uno se podía a sentar a comer con desconocidos.

Han pasado ocho años desde la última vez que habíamos ido, siempre hay sitios nuevos que probar y no habíamos vuelto, hasta aquel día.

Después de un vistazo “rápido” a la carta, nos decidimos por:

  • Una trilogía de croquetas.
  • Una torta de sardina ahumada con berenjena y foie acompañado de un germinado de rábano (los ahumados y marinados son mi debilidad).
  • Solomillo en aceite de miel y romero, acompañado con patatas panadera, muy aromático.
  • Hamburguesa gourmet “Pepita”, con  una salsa rica, rica.
  • Margen de pato con uvas y bous bous, muy bueno, pero hay que comérselo a contrarreloj, para que no se enfríe.
  • Y de postre, tarta de queso, muy cremosa y para chuparse los dedos.

Aquella visita me trajo muchos recuerdos, además de comprobar, que con el paso de los años habían mejorado, como los buenos vinos, y que aún estaba ahí la esencia de aquel “Pepita Pulgarcita” que abrió la veda de las visitas gastronómicas.

Pepita Pulgarcita : Plaza de las Balsas,3   30001 Murcia  Precio medio: 15 ó 20 euros

(Tiene muy buenas promociones a través de las redes sociales)

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s