Viagem (culinario) a Portugal

 

Este año decidimos pasar el fin de año en Portugal. Me sorprendió gratamente, tanto por su ritmo de vida, tranquilo y pausado, que casa perfectamente con mi forma de vida ideal, como por su gastronomía, tan rica como sorprendente, de mar y tierra.  Tuvimos la ocasión de probar tanto la comida autóctona como la de otros países que habían sido colonia portuguesa.

En Lisboa:

Terras Gerais –>Después de reciclar algunas entradas y estar sin actualizar por culpa de mi compañía telefónica, hago una pequeña reseña desde el corazón de la ciudad lusa. Buscando con prisas un lugar para comer, hemos encontrado este pequeño y acogedor restaurante de tradición brasileña mineira.Una sopa de mandioca, pan de queso y ajo, yuca con queso, feijoada y vaca atolada ha sido nuestro menú. Y no podía faltar un brigadeiro de postre. Nos ha salido por  14 euros por persona. El dueño,muy simpático,se ha despedido plantándonos un para de besos a cada uno. Muito obrigado!    Calçada Santana, 70. Lisboa

Manteigaira –> Unos pasteis de nata riquísimos, con un suave toque a canela y cremosos y tostaditos.  Rua do Loreto, 2. Lisboa.

Pasteis de nata

Restaurante Mili –> Unos pescados muy bien cocinados y un arroz al curry rico. Fusión comida india y portuguesa. Te dicen que comentes en TripAdvisor :).  Calçada de Santana, 41. Lisboa.



Roda viva. Restaurante moçambicano –> En Alfama está este restaurante coqueto regentado por un chico la mar de simpático y donde comimos platillos típicos mozambiqueños muy curiosos. Beco do Mexias, 11.

 





Time Out Market –> Este antiguo mercado ha sido reconvertido en gastromercado por Time Out. Un montón de puestos dulces, salados, veganos, sin gluten, carne, pescado, nuevas tendencias,… Para todos los gustos. Mercado da Ribeira. Avda. 24 de Julho.   


En Sintra:

IMG_0806

Casa Piriquita –> Unas queijadas que te mueres de buenas, hechas con mucho amor y saboooor. Contundentes y densas, recordad que no se parecen en nada a los pasteis de nata. También tienen otros dulces ricos.  Rua Padaria, 1. 

IMG_0704
Queijadas

En Coimbra:

A Cozinha da Maria –> Allí cenamos un guiso llamado chafana, hecho con carne de cabra y vino, que nos resucitó después del frío que pasamos paseando. Además cayó un naco de porco, carne de cerdo asada, acompañada de patatas. Para terminar, una tarta de almendras, la mejor que he probado jamás!. Rua das Azeiteiras, 5.

En Oporto:

IMG_0679

Casa portuguesa do pastel de bacalhau –> Hacen unos pasteles tipo croqueta, muy cremosos y muy buenos. Si te tomas un par de estos y una cerveza, has cenado. No tiene sitio para sentarse, hay que comérselo de pie.

Bar Primor–> No recuerdo su nombre, no sé si se llamaba Primor, pero hacían una francesinha que estaba riquísima y un bacalhau a bras buenísimo. Allí comimos el día de Nochevieja, y nos llenamos tanto que no pudimos cenar 🙂 . Rua San Ildefonso, 288.

 

 

Y brindando con un vaso de oporto acaba nuestro viaje por tierras portuguesas.

IMG_0677

Bom apetite !

Anuncios

Petit Komité (Cartagena)

Mira que cuando vi el nombre del restaurante me acordé mucho de mi primer blog, en cuyo título se incluía esta expresión típica francesa. Cuánto tiempo hace de aquello… Bueno, el caso que este lugar prácticamente recién estrenado, está  en la calle Ramón y Cajal, Cartagena, y nos llena de esperanza en lo referente a la nouvelle cuisine cartagenera. Ocupa una de esas plantas bajas de Ciudad Jardín que todo cartagenero mira con deseo y sueña con vivir. Dispone de una terraza y de dos plantas, una para tapear y otra para ir a carta. En nuestro caso, fuimos a menú cerrado, de 20 euros, en el que incluían bebida, varias tapas y postre.
Tapa 1) Salmorejos variados: melón, manzana verde, tradicional, servidos en botellitas.

Tapa 2) Marinera en pasta filo. 


Tapa 3) Empanadillas de criollo con una salsa muy rica en la que mojarla aunque se me quedó corto el plato.


Tapa 4) Mini hamburguesas de ternera, con un pan de curry muy “molloso” y con una salsa dulzona. Muy buenas.


Tapa 5) Yakitori de secreto, embadurnado de salsa barbacoa. Sabroso.


Tapa 6) Croquetas de pato y remolacha. 


Tapa 7) Brownie de chocolate sobre coulis de jengibre y adornos florales. Muy rico, sobre todo al empaparse del coulis.


De beber unas cañitas y vino de la casa, de La Diligente, si no me equivoco.


A continuación os dejo dos de las versiones gluten-free de las tapas que adaptó el chef.

       

No tardaremos en ir, esta vez de carta, a ver cómo juegan sus cartas los del Petit Komité.