Taúlla (Murcia)

 

Comer verde está de moda. Eso está claro. Ser vegano, vegetariano, no como carne, solo como pescado, los huevos de gallinas felices, y todo eso está muy de foto de Instagram, y a mí me parece estupendo. Me parece estupendo porque hay cosas ricas más allá del filete, y estudios demuestran que abusar de carnes y embutidos no siempre nos lleva por el buen camino alimentario.

Con todo esto muchos chefs hacen ondear la bandera de lo saludable sin ninguna vergüenza, porque creo que los platos diarios de carnaza han acabado, dando paso a otras muestras de culinarias y sensitivas en las que verduras y legumbres son las protagonistas, abaratando costes y acercando cocina de autor a bolsillos más ajustados.

 

Entre ellos Julio Velandrino sabe aprovechar de la huerta de la Región de Murcia lo que en ella crece para darnos platos en su Taúlla, que por el precio que tiene el menú degustación, bien vale la pena.

Sales rodando de allí, sin duda. Y nada tiene que envidiar a Estrellas Michelin y otro restaurantes-laboratorio, que mucho tienen de puturrú de fuá y poco de sapoooor.

Por allí aterrizamos una tarde de septiembre para celebrar nuestro aniversario. Como lo que más nos gusta en el mundo es comer, pues nos echamos a la carretera en busca de un restaurante que tuviese una mesita sin reserva, porque así somos, nos gusta vivir al límite.  Llamamos a varios, y de repente nos acordamos que estaba este restaurante esperándonos en Espinardo. Probamos suerte, la tuvimos y allí aparecimos.

Elegimos el menú degustación largo, porque si jugamos, jugamos bien. Mientras esperábamos nos fijamos en el local, un antiguo molino de pimentón, producto representativo de la Región, sin duda, y en la decoración con latas antiguas. Sencillo y sin grandes florituras, con una luz agradable y acogedora, en tonos anaranjados, rojizos, como el pimentón.

El camarero también nos atendió sin grandes aspavientos. Me gustan que me expliquen los platos, que me los desgranen y poder preguntar, pero sin que parezca que estoy en una tienda de Apple.

Para mí es uno de mis favoritos en mi humilde y pequeña andadura por el mundo de la buena mesa y sin duda repetiría todas las veces que hiciese falta.

Por aquí dejo una muestra de septiembre de 2017, con fotos de Negativo en Sepia.

 

Y por aquí la otra de abril, con fotografías de Chispa R.

 

Menú degustación: corto 35 euros + bebidas // largo 40 + bebidas.  Son dos platos de diferencia y con las bebidas, si no bebéis en cantidades industriales os puede encarecer en 5 euros el menú.

TAÚLLA: Calle Antonio Flores Guillamón, 2, 30100 Espinardo, Murcia

Teléfono: 868 07 99 80

 

Anuncios

La patisserie de Lucie (Altorreal, Murcia)

A veces una coge el coche, se va por ahí, y a tirar millas como Thelma y Louise. Como el final la peli no me convencía preferí construir mi propio desenlace en una pastelería de una urbanización estilo Agrestic (Weeds) que tanto se llevan en el sureste de la península. En Altorreal, a las muy afueras de Murcia, se encuentra una pastelería francesa que descubrí gracias al dueño (muy majo), de una cafetería donde le servían los cruasanes, que estaban para chuparse los dedos. Y como no podía dejar de pensar en ellos dos semanas después, me aventuré un viernes para merendar por todo lo alto y en soledad.

Al llegar a la patisserie me la había imaginado pequeña, con aires parisinos de finales del XIX, pero para mi sorpresa me encontré un local con decoración  tipo industrial, autoservicio y bastante más grande de lo imaginado. Claro, que si tienen obrador, es necesario espacio, y me imagino que clientela tendrán bastante, si tienen que surtir a la urbanización.

img_1154

Entré con decisión hacia los mostradores, mirando lo que me ofrecían: pasteles de frutas, de merengue, con nata, con chocolate, todos muy finos y muy elaborados, y también salados, en forma de quiche . Al otro lado del mostrador de los pasteles, tenían el de los cruasanes, muy grande, por lo que deduje que debían vender bastantes, y los había sencillos y con una barrita de chocolate dentro. El último mostrador contenía varios tipos de panes en hogaza: de cereales, masa madre, de olivas, integral,… Un vicio absoluto, sin duda. Los panes, por cierto, los venden al peso, y puedes elegir un trozo de uno y te lo rebanan si así quieres. Si te llevas cruasanes, recuerda meterlos en una bolsa si los vas a dejar en el asiento del coche para transportarlos, porque la mantequilla traspasa el papel…

20170922_112528
Fijaos en el cruasán, no en el café, que es del sitio del desayuno, que por cierto se llama Buen Café 😉

Después de mucho remirar, porque elegir a lo loco no es lo mío, mi tiré a por un clafoutis de ciruelas y un cortado, que por cierto, es Nespresso, y me fui a una mesa a disfrutar de la merienda como si fuese una colegiala que acaba de salir a las cinco. Me cogí una revistilla y el periódico, pero al final dediqué mi tiempo a divagar y a pensar qué les había llevado a poner una patisserie allí, cuál era su pasado, y si les iba bien, eso sí estaba claro. Y a echar fotos, claro, cosa que siempre me cuesta un montón, porque me pienso que estoy haciendo algo ilegal o yo qué sé y me pongo nerviosa y al final no me salen todo lo bien que quisiera.

El clafoutis es una tarta hecha con masa quebrada y un relleno de crema pastelera cuajada y con trozos de fruta navegando por ella. el sabor ácido de la ciruela y los frutos rojos que llevaba de decoración contrastaban con el dulzor de la crema y la masa, y hacía una mezcla riquísima en boca. El café estaba bien bueno, por lo que acabé muy satisfecha con el conjunto elegido y muy contenta con mi “descubrimiento”.

Os dejo las fotos por aquí, no son muchas, pero os podéis hacer una idea de mi felicidad.

La Patisserie de Lucie –> Avda. del Golf, 104 30506 Molina de Segura, Murcia.

IMG_20171007_215327

La Finca de Susi (Elche)

Cuando te dicen que hagas la lista de regalos para tu cumpleaños empiezas a pensar en un montón de cosas que vas dejando de comprar para pedirlas posteriormente en esa lista que a ti te hace un mundo y a los que te regalan, ni te digo. Pues el menú Tentaciones de La Finca (Elche) fue mi regalo de cumple, y si queréis que os diga la verdad, prefiero un recuerdo culinario, porque donde esté el atesorar recuerdos que se quiten los objetos.

Al apuntar esta fecha en el calendario (con algún cambio por una buena causa) ya iba pensándolo y disfrutándolo unos días antes, paladeando mentalmente la comida que servirán, y por supuesto, imaginarme la cocina, con su revuelo, su correr de un lado a otro, los humos, los vapores y las pincitas poniendo flores en los platos. Mi fórmula –> Eso + comida posterior = placer infinito.

Podría decir que hacía buen día, pero en realidad hacía un calor sofocante y eso que lo único que recorrí a pie fueron los 10 metros del coche a la puerta, pero ya con ese trocito tuve bastante. Yo solo rezaba intentando recordar si me había dicho terraza o no, y en caso de ser la primera opción, buscar las palabras adecuadas para que nos cambiasen bajo el chorro del aire acondicionado. Por suerte, la terraza solo abría en horario nocturno, así que deseché toda suerte de disculpas que rondaban por mi cabeza.

El edificio principal en el que estaba el restaurante estaba rodeado de un jardín muy bien cuidado, muy bonito y frondoso, lo que hacía que refrescase un poco el ambiente de alrededor. Una vez dentro, nos atendió el jefe de sala, quien amablemente nos condujo hasta nuestra mesa, mientras un ir y venir de camareros silenciosos nos hizo partícipes durante un momento de su baile . Sobre la mesa una pequeña escultura descansaba como único adorno.

La persona encargada de las bebidas nos preguntó y por supuesto cayeron sendas cervezas heladas, porque el calor, el vino y yo no somos buenos compañeros. Y la cerveza bien fría se desliza muy suavemente por el gaznate. Placer veraniego. Y si se acompañan con unos frutos secos, mejor.

Como aperitivo, una tortita crujiente de camarón y una quenelle sobre frutos secos caramelizados y espárragos verdes escaldados.

El menú Tentaciones lo había cambiado, ahora se llamaba Elementos y se componía de una serie de platos que se inspiraban en los cuatro elementos en los que se encuentra la materia: tierra, aire, agua y fuego. 

La primera parte constaba de un resumen de los cuatro presentados en unas cajas, siendo el orden, Tierra (falsa trufa*), Agua (margarita de pomelo), Aire (etéreo de queso*) y Fuego (berenjena carbonizada).

Después de la intro,  comenzó a desfilar el elemento Tierra:

1. Nuestro tomate*.


2. Parmentier de patata morada.


3. Crema de guisantes*.


El Agua estuvo representado por:

4. Cigalas al vapor de tosaka verde*.


5. Falsa espardeña con lechuga asada.


6. Merluza con pil pil de gambas.


El Aire llegó con:

7.  Nube de queso con trufa*.


8. Arroz con pichón*.


9. Magret de pato*.


Y el Fuego hizo arder a:

10. Leche frita*.


11. Macaron picante*.


12. Savarin*.

He indicado con una estrellita los platos que me sedujeron, si bien he de decir que todos estaban muy buenos, estos especialemente me enamoraron. Y los postres, los amé mucho.

Para poner punto y final a la comida nos pusieron unos chupitos de orujo. ¡Que no! ¿Cómo van a poner unos chupitos de orujo? Nos pusieron un servicio de café acompañado de diferentes gourmandises de chocolate o de mantequilla, para endulzar el último momento del ágape.

Después de charlar un rato sobre la comida y dar nuestra aprobación, recogimos nuestros bártulos, nos despedimos del jefe de sala y nos fuimos a pasear por el jardín bajo un sol de justicia. Un paseo rápido, solo para las fotos pertinentes, y corriendo hasta el coche a ponernos bajo el chorro de aire acondicionado.

Y para completar la tarde, un poco de outlet de calzado en Elche y un trozo de tarta de Monsieur Gómez (Murcia).

Disparos (con la cámara) : @negativoensepia

La Finca de Susi –> Camí de Perleta, 1-7, 03295 Elche, Alicante. Teléfono: 965 456007

In Memoriam  Kiki (2011-2017)

Pecado Gastrobar (Murcia)

Fotografía : @negativoensepia

Se cumplen ya dos años desde la apertura del blog. Sinceramente, conociéndome, no pensaba que iba a durar más de seis meses actualizando. Y aunque a veces he tardado en crear nuevas entradas, finalmente he proseguido con la idea y he acabado renovando el blog de una manera u otra. Nunca pensé que unir comida y letras se convirtiese en mi hobby favorito y una manera de buscar los mejores platillos a precios razonables.

Y para celebrar este segundo aniversario hoy traigo una entrada de un restaurante en el que disfruté muchísimo, primero porque cuando no creas expectativas la sorpresa es mayor y segundo, porque comer con @negativoensepia siempre es un placer.

 El lugar del que hablo está en un lateral del  mercado de Verónicas. Es innovador, con una decoración original y con una carta que hace enloquecer a cualquier amante de la buena comida y además @negativoensepia tenía muchas ganas de comer allí porque se lo había recomendado una compañera del trabajo. Después de un intento fallido nos acercamos por allí un mediodía de mayo.

IMG_0612
Comensales
IMG_0615
Entrada al Edén
IMG_0613
Exterior
IMG_0614
Exterior

La carta no es extensa, cosa que siempre agradezco, porque lo bueno, si breve, dos veces bueno, y además es mucho más sencillo que el producto sea bueno. Tenemos la mala costumbre de no pedirle al camarero su opinión, o que nos ayude en la elección. Más bien nos basamos es nuestros humildes conocimientos sobre gastronomía y nuestra intuición,  acrecentada por nuestro estómago vacío de las dos y media de la tarde. A veces acertamos, a veces la fastidiamos, pero ahí está riesgo.

Al entrar me gusta que no haya mucho ruido ambiental, porque genera un gran estrés al comer, y en el caso de Pecado, no se oía ni la cocina. Al sentarnos nos trajeron aceite, pan y un surtido de aceitunas para ir abriendo boca mientras ojeábamos la carta de arriba a abajo. Nos decantamos por varios platos, variados, mar y tierra, y unas alcachofas. He de decir que la costumbre de pedir alcachofas en restaurantes es heredada de un buen amigo, Sergio, que nos enseñó que las alcachofas hay que pedirlas en sitios así, molones, porque las suelen cocinar muy bien.

Comenzamos con unas croquetas de boletus y marmitako de atún.

IMG_0604
Croquetas
IMG_0608
Boletus y marmitako

Seguimos por unas patatas bravas con chile habanero.

Un pulpo con salsa romescu trajo el mar

Las alcachofas con salsa de trufa y jamón ibérico.

Y para cerrar la ronda de salados, una carrillera con un brócoli súper crujiente.

Terminamos con una tarta de queso a la inversa.

Por cierto, de martes a jueves tienen menú del día, con platos muy buenos y precio popular, 12 euros. Con entrante, plato principal, postre o café y una bebida.

Pecado Gastro Bar –> Calle Verónicas, 8, 30004 Murcia.  Tlf 868 91 71 52

 

El café nos lo tomamos en Alegría Café, en el barrio del Carmen, al fresco, donde hacen unos frappés que te mueres de buenos, y es un sitio la mar de agradable.

 

Mostacho (Cartagena)

Llevo tiempo queriendo escribir sobre esta brasserie cartagenera a la que casi vi nacer. Voy constantemente y siempre me repito que tengo que hacer una entrada ya, pero al final, entre unas cosas y otras se me pasa, porque sé que voy a volver siempre que pueda.¡ Pero hasta aquí hemos llegado!

Mi primer acercamiento fue gracias a las redes sociales, fuente inagotable de descubrimientos, y fue tomándome un asiático, y me sirvió para curiosear a ver de qué iba a ir este nuevo sitio que se abría paso alejado de la zona de moda, como podía ser la calle del Aire o Cuatro Santos.

Mi primer asiático en Mostacho

Su estética me gustó mucho, cierto aire rústico, con unas florecitas sobre la mesa, las paredes decoradas con fotografías de mostachos notables del mundo de la cultura y la política y las bobinas reconvertidas en mesas son muy guais.

Eso es branding-, me dijo Rigo.

También he visto su evolución, tanto a nivel funcional como de carta, adaptándose a las nuevas necesidades. La que tenían en un principio se parece a la actual, aunque han ido aumentando los platos y productos que ofrecen. Hoy día es uno de los locales más completos que conozco, ya que por su horario (abren desde las 8 hasta las 12 de la noche) da lugar a poder hacer todas las comidas del día en él y te da hasta para tomarte unas copas. ¡Y tienen hasta cerveza propia! ¿Qué más se puede pedir? Pues ahora veréis cuando os cuente.

De los desayunos he hablado ya en el blog anteriormente, que tienen un precio tan espléndido como sus tostadas. Y también tienen unas meriendas espectaculares, con batidos gigantes como para que se los beba Tarta de Fresa y tartas de estilo americano.

Su plato estrella, sin duda, las hamburguesas, caseras, y hechas con mucho mimo y cuidado, y para todos los gustos con un pan muy rico que lleva un sello con el dibujo que representa al local, el bigote. Con cebolla caramelizada, guacamole, bacon, y demás ingredientes nobles, las hamburguesas llenan un montón, vamos, que con una cerveza y una de estas ya tienes la cena, y yo muchas veces no me la puedo acabar. Y calidad-precio, inmejorable.

También tienen molletes, y son un poco más ligeros, por si no quieres comer mucho, y también están muy buenos. Los tienen de carne mechada, con pimientos fritos,… Una delicia.

La carta se completa con tapas rápidas tipo tortilla de patatas, marineras (normales o de guacamole), magra con tomate, lágrimas  de pollo con salsa miel y mostaza, calamares, fritura,…

Eso sí, si uno tiene la idea de ir, más vale ir temprano, porque por las noches se pone de bote en bote, siendo casi imposible colocarte en alguna mesa si llegas más tarde de las diez, porque este local, aparte de tener encanto, tiene mucho ojo para el negocio, porque ha sabido moverse sirviéndose de la herramienta más poderosa que  existe hoy día para publicitarte: las redes sociales.  Y muy buena mano para las fotografías, a las que podríamos colgarle siempre  un #foodporn . De hecho, mientras estoy haciendo este post y reviso la información del sitio en su Facebook se me está haciendo la boca agua con las fotos que tiene colgadas. O si no su Instagram.

P.D. Importante! Chicxs gluten-free, en Mostacho os van a cuidar genial, ya que disponen de pan sin gluten para hamburguesas y desayunos, y de sidra y cerve  para acompañarlas (las hamburguesas y los molletes, claro :)). Y cuidan mucho el tema de la contaminación cruzada.

Mostacho  Bar –> C/ Licenciado Cascales, 10. Cartagena.

Y Magoga vuelve a conquistar (Cartagena)

La verdad es que cada vez que apostamos por el menú diario de Magoga es un acierto total. Hoy hemos estado comiendo / disfrutando de dos horas de buen comer, buena compañía, trato exquisito y una piedra que da muy buenas vibras, y que, curiosamente, es la misma que me ha tocado en las otras dos ocasiones que he comido allí. Comer en Magoga es terapéutico, medicinal diría yo, porque te alimenta el alma y comes dejando de lado todas las tensiones y malos rollos que hayas tenido a lo largo de la mañana. La luz tenue, los camareros que hablan a susurros, la gente, que por imitación, habla bajito,…una maravilla en contraposición a los ruidosos restaurantes donde los camareros y la gente estresada solo quiere engullir para irse corriendo y continuar sus vidas de correntillas pa´yá y pa´cá. El estrés no sirve para nada, así que vamos a hacernos un favor y cuando vayamos a comer dejemos las prisas si no queremos tener una úlcera de estómago antes del los 30.

Volviendo a la comida rica rica que hemos tomado hoy tenemos:

De entrante…

Una ensalada de judías verdes al dente, aguacate y una vinagreta con semillas de amapola.

IMG_0433

De primero…

Una moussaka con soja texturizada o una sopa de calabaza con crujiente de calabaza.

IMG_0435

IMG_0434

De segundo…

Albóndigas en salsa de curry rojo y coco.

IMG_0431

De postre…

Tarta de naranja y chocolate negro.

IMG_0432

El menú incluye café y bebida, y una gran variedad de panes caseros artesanales.

Realmente merece la pena ir a darse un caprichito por lo menos un día a la semana. ¡Y tienen muy en cuenta dietas especiales!

Alta cocina a precio de escándalo.

Petit Komité (Cartagena)

Mira que cuando vi el nombre del restaurante me acordé mucho de mi primer blog, en cuyo título se incluía esta expresión típica francesa. Cuánto tiempo hace de aquello… Bueno, el caso que este lugar prácticamente recién estrenado, está  en la calle Ramón y Cajal, Cartagena, y nos llena de esperanza en lo referente a la nouvelle cuisine cartagenera. Ocupa una de esas plantas bajas de Ciudad Jardín que todo cartagenero mira con deseo y sueña con vivir. Dispone de una terraza y de dos plantas, una para tapear y otra para ir a carta. En nuestro caso, fuimos a menú cerrado, de 20 euros, en el que incluían bebida, varias tapas y postre.
Tapa 1) Salmorejos variados: melón, manzana verde, tradicional, servidos en botellitas.

Tapa 2) Marinera en pasta filo. 


Tapa 3) Empanadillas de criollo con una salsa muy rica en la que mojarla aunque se me quedó corto el plato.


Tapa 4) Mini hamburguesas de ternera, con un pan de curry muy “molloso” y con una salsa dulzona. Muy buenas.


Tapa 5) Yakitori de secreto, embadurnado de salsa barbacoa. Sabroso.


Tapa 6) Croquetas de pato y remolacha. 


Tapa 7) Brownie de chocolate sobre coulis de jengibre y adornos florales. Muy rico, sobre todo al empaparse del coulis.


De beber unas cañitas y vino de la casa, de La Diligente, si no me equivoco.


A continuación os dejo dos de las versiones gluten-free de las tapas que adaptó el chef.

       

No tardaremos en ir, esta vez de carta, a ver cómo juegan sus cartas los del Petit Komité.

Mostacho café (Cartagena)

(Hace 8 meses escribía) Ayer aterricé en la nueva cafetería que han puesto en Cartagena, muy cerca de la Casa del Niño, en la calle Licenciado Cascales. Es un sitio muy bonico, con un horario muy amplio, lo que le permite tener desayunos y almuerzos con caña y tapa, comidas con platos sencillos, meriendas, cenas de bocata y calamares, e incluso copas. Los precios son populares y al alcance de todos los bolsillos. Y el asiático requetebueno.

Via Romana (Los Belones)

Fotografías cortesía de Cris, Ser y Negativo en Sepia.

VÍA ROMANA : Calle Mayor, 84, 30385 Los Belones, Murcia   

Teléfono: 968 13 73 73

Precio medio: 20€ aprox

Si vas a Vía Romana no tienes más remedio que actualizar, porque ir a comer allí es un placer en todos los sentidos. Hace un par de sábados volvimos por allí, después de un año y nos encontramos con unas sugerencias del chef para chuparse los dedos literalmente. Por aquí dejo las fotos de esta útima actualización y juzgad vosotr@s mism@s.  Ahí van:

Aperitivo

Aceitunas arreglás con queso en polvo y especias
Aceitunas arreglás con queso en polvo y especias

Entrantes

Alcachofas con foie
Pizza con trufa, rúcula y jamón.
Pizza con trufa, rúcula y jamón

Platos principales

Panzerotti con bogavante, setas y almejas para chuparse los dedos
Los panzerotti
IMG_0526
Spaghetti con bogavante y gambas

IMG_0527

IMG_0530
Lasaña

IMG_0531

IMG_0536
Spaghetti con almejas y guindilla

IMG_0534

Y terminamos con los postres.

Los Belones es un pueblecito de los más pintoresco, situado a escasos kilómetros de cualquier playa del Mar Menor o del Mayor, y por esta situación privilegiada de la que goza, los turistas lo toman como punto de partida de muchas rutas hacia la costa. Alrededor de todo este turismo se han originado una montón de restaurantes de todas las nacionalidades, cafeterías,  bares de tapas y el Vía Romana.

Comer en Vía Romana fue una maravilla, no sólo por la comida, sino también por la compañía, porque hacía tiempo que no disfrutaba tanto, y porque ver contenta a la gente hace que me haga todo chiribitas.

image
Mientras esperábamos al solecico a que llegasen el resto de los comensales, estuvimos viendo la carta, y la elección estaba hecha al cruzar el umbral de la trattoria. Pizza cuatro quesos con chorizo, espaguetis con tinta de calamar y almejas, raviolis de queso con salsa de queso, raviolis de queso con verduras y albahaca y unos tallarines con mejillones y salsa de sidra. Qué bueno estaban todos los platos. En el caso de la pizza, los quesos sabían a los diferentes tipos de queso que ponían en el menú.

image

La pasta, al dente, con ingredientes de primera clase y las diferentes salsas, sabrosas.

Los postres también estaban buenos, pero como estábamos lleneticos compartimos, una opción siempre socorrida y que te da la oportunidad de poder probar al menos uno. Y los afortunados por pasar por mi paladar fueron la tarta de queso fría y el tiramisú, postre fetiche que debo probar allá donde lo encuentre.

El ambiente del local era muy agradable y cálido, que lo procuraban el personal muy atento y simpático y el buen humor que desprendían los comensales por una doble razón, por ser domingo y Navidad, y el bullicio hacía que se contagiara la alegría.

image

Es de precio medio, entre los 20 ó 25 euros, tomando platos principales, cerveza, vino y dos postres.

image

Después de comer nos entraron ganas de un café marinero y para esto lo mejor fue acercarnos a Busquets, en Cabo de Palos, con su expositor lleno de locuras dulces, de lazos con glaseado, de tartas de manzana súper finas, cruasanes de mantequilla y  de  roscones de Reyes. Pero hacía demasiado viento para estar a la orilla del mar, así que estar calentitos dentro nos pareció la mejor opción. Entre cafés y buena conversación fue pasando la tarde tranquilamente, sin querer.

Mano a mano (Murcia)

FOTOS: Negativo en Sepia

MANO A MANO: C/ Gutiérrez Mellado, 9 30008  Murcia

Teléfono: 644 72 29 11

Precio: muy bueno, 10€ por persona

El otro día estuvimos en un sitio que tenía muchas ganas de ir, de los que miras desde el coche y te dices “La próxima voy” y luego siempre se olvida, o no caes o lo que sea. Al principio cuando pasaba no tenía casi gente, pero el “boca a boca” hace mucho, y las redes sociales, y ahora siempre está de “bote en bote”, por lo que es mejor ir un día de semana y al mediodía.Es un lugar de comida rápida, pero todo lo hacen con amor y con ingredientes cuidados al máximo, porque el queso sabe a queso, y el tomate está bueno, la masa…Y si todavía no lo habéis adivinado tenéis una pista más: es pizzería y empanadillería a la vez. Si ya a estas alturas nada de nada, os digo el nombre y no sigo mareando la perdiz: “Mano a mano“, en Centrofama.

Como ellos mismos se describen, es un sitio de comida rápida, pero con ingredientes 100% naturales, hecho con mimo y alegría, y aunando lo mejor de dos países, el del lado de acá y el del lado de allá: Italia y Argentina. Tienen unas pizzas riquísimas, y a los que les guste la masa finita, esta es su pizzería, y a los que les guste que el queso de las pizzas sea buena, pues lo mismo.

También tienen unas empanadas criollas rebuenas, picantes para los más valientes o suaves, nuestra elección, y empanadas con rellenos varios, como la que nos pedimos, de roquefort y nueces.

La pizza era la pequeña (que de pequeña solo tiene el adjetivo, porque comimos perfectamente dos personas), porque también las hay familiares, con pimiento, sala mí y jamón york y una mozzarella buenísima, de las que al separar los trozos se crean puentes de queso. No recuerdo ahora mismo cómo se llamaba, pero estaba buenísima. Para completar nuestro menú, nos pedimos un pan de ajo con mozzarella, y olía (y sabía) para morirse de gusto. imagePara regar la pitanza, nos pedimos una Quilmes y un quintico de Estrella de Levante, que nos refrescaron el gaznate de buena manera.

image

Salimos con muy buen sabor de boca, y exultantes, por lo rica que estaba la comida y el personal tan agradable que tienen. Volveremos, y sí, es una amenaza.