La patisserie de Lucie (Altorreal, Murcia)

A veces una coge el coche, se va por ahí, y a tirar millas como Thelma y Louise. Como el final la peli no me convencía preferí construir mi propio desenlace en una pastelería de una urbanización estilo Agrestic (Weeds) que tanto se llevan en el sureste de la península. En Altorreal, a las muy afueras de Murcia, se encuentra una pastelería francesa que descubrí gracias al dueño (muy majo), de una cafetería donde le servían los cruasanes, que estaban para chuparse los dedos. Y como no podía dejar de pensar en ellos dos semanas después, me aventuré un viernes para merendar por todo lo alto y en soledad.

Al llegar a la patisserie me la había imaginado pequeña, con aires parisinos de finales del XIX, pero para mi sorpresa me encontré un local con decoración  tipo industrial, autoservicio y bastante más grande de lo imaginado. Claro, que si tienen obrador, es necesario espacio, y me imagino que clientela tendrán bastante, si tienen que surtir a la urbanización.

img_1154

Entré con decisión hacia los mostradores, mirando lo que me ofrecían: pasteles de frutas, de merengue, con nata, con chocolate, todos muy finos y muy elaborados, y también salados, en forma de quiche . Al otro lado del mostrador de los pasteles, tenían el de los cruasanes, muy grande, por lo que deduje que debían vender bastantes, y los había sencillos y con una barrita de chocolate dentro. El último mostrador contenía varios tipos de panes en hogaza: de cereales, masa madre, de olivas, integral,… Un vicio absoluto, sin duda. Los panes, por cierto, los venden al peso, y puedes elegir un trozo de uno y te lo rebanan si así quieres. Si te llevas cruasanes, recuerda meterlos en una bolsa si los vas a dejar en el asiento del coche para transportarlos, porque la mantequilla traspasa el papel…

20170922_112528

Fijaos en el cruasán, no en el café, que es del sitio del desayuno, que por cierto se llama Buen Café 😉

Después de mucho remirar, porque elegir a lo loco no es lo mío, mi tiré a por un clafoutis de ciruelas y un cortado, que por cierto, es Nespresso, y me fui a una mesa a disfrutar de la merienda como si fuese una colegiala que acaba de salir a las cinco. Me cogí una revistilla y el periódico, pero al final dediqué mi tiempo a divagar y a pensar qué les había llevado a poner una patisserie allí, cuál era su pasado, y si les iba bien, eso sí estaba claro. Y a echar fotos, claro, cosa que siempre me cuesta un montón, porque me pienso que estoy haciendo algo ilegal o yo qué sé y me pongo nerviosa y al final no me salen todo lo bien que quisiera.

El clafoutis es una tarta hecha con masa quebrada y un relleno de crema pastelera cuajada y con trozos de fruta navegando por ella. el sabor ácido de la ciruela y los frutos rojos que llevaba de decoración contrastaban con el dulzor de la crema y la masa, y hacía una mezcla riquísima en boca. El café estaba bien bueno, por lo que acabé muy satisfecha con el conjunto elegido y muy contenta con mi “descubrimiento”.

Os dejo las fotos por aquí, no son muchas, pero os podéis hacer una idea de mi felicidad.

La Patisserie de Lucie –> Avda. del Golf, 104 30506 Molina de Segura, Murcia.

IMG_20171007_215327

Anuncios

La Finca de Susi (Elche)

Cuando te dicen que hagas la lista de regalos para tu cumpleaños empiezas a pensar en un montón de cosas que vas dejando de comprar para pedirlas posteriormente en esa lista que a ti te hace un mundo y a los que te regalan, ni te digo. Pues el menú Tentaciones de La Finca (Elche) fue mi regalo de cumple, y si queréis que os diga la verdad, prefiero un recuerdo culinario, porque donde esté el atesorar recuerdos que se quiten los objetos.

Al apuntar esta fecha en el calendario (con algún cambio por una buena causa) ya iba pensándolo y disfrutándolo unos días antes, paladeando mentalmente la comida que servirán, y por supuesto, imaginarme la cocina, con su revuelo, su correr de un lado a otro, los humos, los vapores y las pincitas poniendo flores en los platos. Mi fórmula –> Eso + comida posterior = placer infinito.

Podría decir que hacía buen día, pero en realidad hacía un calor sofocante y eso que lo único que recorrí a pie fueron los 10 metros del coche a la puerta, pero ya con ese trocito tuve bastante. Yo solo rezaba intentando recordar si me había dicho terraza o no, y en caso de ser la primera opción, buscar las palabras adecuadas para que nos cambiasen bajo el chorro del aire acondicionado. Por suerte, la terraza solo abría en horario nocturno, así que deseché toda suerte de disculpas que rondaban por mi cabeza.

El edificio principal en el que estaba el restaurante estaba rodeado de un jardín muy bien cuidado, muy bonito y frondoso, lo que hacía que refrescase un poco el ambiente de alrededor. Una vez dentro, nos atendió el jefe de sala, quien amablemente nos condujo hasta nuestra mesa, mientras un ir y venir de camareros silenciosos nos hizo partícipes durante un momento de su baile . Sobre la mesa una pequeña escultura descansaba como único adorno.

La persona encargada de las bebidas nos preguntó y por supuesto cayeron sendas cervezas heladas, porque el calor, el vino y yo no somos buenos compañeros. Y la cerveza bien fría se desliza muy suavemente por el gaznate. Placer veraniego. Y si se acompañan con unos frutos secos, mejor.

Como aperitivo, una tortita crujiente de camarón y una quenelle sobre frutos secos caramelizados y espárragos verdes escaldados.

El menú Tentaciones lo había cambiado, ahora se llamaba Elementos y se componía de una serie de platos que se inspiraban en los cuatro elementos en los que se encuentra la materia: tierra, aire, agua y fuego. 

La primera parte constaba de un resumen de los cuatro presentados en unas cajas, siendo el orden, Tierra (falsa trufa*), Agua (margarita de pomelo), Aire (etéreo de queso*) y Fuego (berenjena carbonizada).

Después de la intro,  comenzó a desfilar el elemento Tierra:

1. Nuestro tomate*.


2. Parmentier de patata morada.


3. Crema de guisantes*.


El Agua estuvo representado por:

4. Cigalas al vapor de tosaka verde*.


5. Falsa espardeña con lechuga asada.


6. Merluza con pil pil de gambas.


El Aire llegó con:

7.  Nube de queso con trufa*.


8. Arroz con pichón*.


9. Magret de pato*.


Y el Fuego hizo arder a:

10. Leche frita*.


11. Macaron picante*.


12. Savarin*.

He indicado con una estrellita los platos que me sedujeron, si bien he de decir que todos estaban muy buenos, estos especialemente me enamoraron. Y los postres, los amé mucho.

Para poner punto y final a la comida nos pusieron unos chupitos de orujo. ¡Que no! ¿Cómo van a poner unos chupitos de orujo? Nos pusieron un servicio de café acompañado de diferentes gourmandises de chocolate o de mantequilla, para endulzar el último momento del ágape.

Después de charlar un rato sobre la comida y dar nuestra aprobación, recogimos nuestros bártulos, nos despedimos del jefe de sala y nos fuimos a pasear por el jardín bajo un sol de justicia. Un paseo rápido, solo para las fotos pertinentes, y corriendo hasta el coche a ponernos bajo el chorro de aire acondicionado.

Y para completar la tarde, un poco de outlet de calzado en Elche y un trozo de tarta de Monsieur Gómez (Murcia).

Disparos (con la cámara) : @negativoensepia

La Finca de Susi –> Camí de Perleta, 1-7, 03295 Elche, Alicante. Teléfono: 965 456007

In Memoriam  Kiki (2011-2017)

Viagem (culinario) a Portugal

 

Este año decidimos pasar el fin de año en Portugal. Me sorprendió gratamente, tanto por su ritmo de vida, tranquilo y pausado, que casa perfectamente con mi forma de vida ideal, como por su gastronomía, tan rica como sorprendente, de mar y tierra.  Tuvimos la ocasión de probar tanto la comida autóctona como la de otros países que habían sido colonia portuguesa.

En Lisboa:

Terras Gerais –>Después de reciclar algunas entradas y estar sin actualizar por culpa de mi compañía telefónica, hago una pequeña reseña desde el corazón de la ciudad lusa. Buscando con prisas un lugar para comer, hemos encontrado este pequeño y acogedor restaurante de tradición brasileña mineira.Una sopa de mandioca, pan de queso y ajo, yuca con queso, feijoada y vaca atolada ha sido nuestro menú. Y no podía faltar un brigadeiro de postre. Nos ha salido por  14 euros por persona. El dueño,muy simpático,se ha despedido plantándonos un para de besos a cada uno. Muito obrigado!    Calçada Santana, 70. Lisboa

Manteigaira –> Unos pasteis de nata riquísimos, con un suave toque a canela y cremosos y tostaditos.  Rua do Loreto, 2. Lisboa.

Pasteis de nata

Restaurante Mili –> Unos pescados muy bien cocinados y un arroz al curry rico. Fusión comida india y portuguesa. Te dicen que comentes en TripAdvisor :).  Calçada de Santana, 41. Lisboa.



Roda viva. Restaurante moçambicano –> En Alfama está este restaurante coqueto regentado por un chico la mar de simpático y donde comimos platillos típicos mozambiqueños muy curiosos. Beco do Mexias, 11.

 





Time Out Market –> Este antiguo mercado ha sido reconvertido en gastromercado por Time Out. Un montón de puestos dulces, salados, veganos, sin gluten, carne, pescado, nuevas tendencias,… Para todos los gustos. Mercado da Ribeira. Avda. 24 de Julho.   


En Sintra:

IMG_0806

Casa Piriquita –> Unas queijadas que te mueres de buenas, hechas con mucho amor y saboooor. Contundentes y densas, recordad que no se parecen en nada a los pasteis de nata. También tienen otros dulces ricos.  Rua Padaria, 1. 

IMG_0704

Queijadas

En Coimbra:

A Cozinha da Maria –> Allí cenamos un guiso llamado chafana, hecho con carne de cabra y vino, que nos resucitó después del frío que pasamos paseando. Además cayó un naco de porco, carne de cerdo asada, acompañada de patatas. Para terminar, una tarta de almendras, la mejor que he probado jamás!. Rua das Azeiteiras, 5.

En Oporto:

IMG_0679

Casa portuguesa do pastel de bacalhau –> Hacen unos pasteles tipo croqueta, muy cremosos y muy buenos. Si te tomas un par de estos y una cerveza, has cenado. No tiene sitio para sentarse, hay que comérselo de pie.

Bar Primor–> No recuerdo su nombre, no sé si se llamaba Primor, pero hacían una francesinha que estaba riquísima y un bacalhau a bras buenísimo. Allí comimos el día de Nochevieja, y nos llenamos tanto que no pudimos cenar 🙂 . Rua San Ildefonso, 288.

 

 

Y brindando con un vaso de oporto acaba nuestro viaje por tierras portuguesas.

IMG_0677

Bom apetite !

Bizcochería artesana (Ojós, Región de Murcia)

Después de comer en El Jarral y bañarnos en el Segura, fuimos en busca de la merienda por algún bar cercano. De camino por la carretera de Blanca llegamos hasta Ojós y La Bizcochería nos estaba esperando al lado del Ayuntamiento. Variedad de rollos y tortas, unos granizados caseros de limón y horchata y unos bizcochos borrachos típicos de la tierra, con esencia de bergamota. ¡Riquísimos!

La Fira de Tots Sants (Cocentaina)

Ya llega Todos los Santos. Esa fecha con olor a hojas caídas que da paso a temperaturas más frescas (este año se están haciendo de rogar), a las mandarinas, buñuelos y huesos de santo y que a mí me chifla, por algún recuerdo de cuando era pequeña, de la huerta de mis abuelos, las mandarinas encima de la mesa, los tostones de panocha lila que hacía mi abuela con anís,… Ahora con tanta tontería del “truco o trato” se nos olvida todo lo demás. Unida a esta fecha llega la visita más esperada del año, y aquí va mi pequeño homenaje a esta feria que anualmente me da tantas alegrías.

La Fira de Tots Sants se celebra en Cocentaina desde 1346, por privilegio real, el día de Todos los Santos. La feria se divide en varias partes, una de ellas dedicada a la maquinaría agrícola, y las demás dedicadas a la alimentación, la artesanía y a la promoción de diferentes cosas. La razón por la que vamos no es otra que el mero paseo por sus calles, comentar cómo está el percal, comprar productos artesanos, generalmente de comida y comer de los puestos de allí, previa evaluación exhaustiva. Es un día de disfrute y felicidad máxima, por la que procuramos deshacernos de todos aquellos que se nos quieren apuntar, ya que esto es un rito anual muy importante. (Y no, no os vayáis a apuntar ahora que es veo ya con la idea). Hemos llegado hasta ir los tres días que se celebra con tal de poder disfrutarlo al máximo, porque luego quedan 365 días de espera ansiosa hasta la próxima. Por aquí os dejo algunas fotos que hizo en la feria del 2015.

Gurugú de la Plazuela (Sigüenza)

FOTOGRAFÍA: Negativo en Sepia

Sigüenza era el siguiente alto en el camino de aquel viaje de Semana Santa. Una pequeña localidad a la que se llega desde Alcolea del Pinar por la CM-110, y ya sea por su situación en cuanto a carreteras se refiere o vaya usted a saber el porqué, la Ciudad del Doncel no es una ciudad “turistificada” y todavía tiene el encanto de los lugares que no han sido explotados.

Pensando que iba a estar ocupadísimo todo por ser fecha sacra, pudimos reservar en el mismo centro de la ciudad, a escasos metros del castillo y de la catedral, en una hospedería, Puerta Coeli se llama, muy recomendable por la amabilidad del personal y por los buenos precios.

IMG_20160528_103457

Vista desde la hospedería

La noche anterior habíamos cenado en un sitio de tapas que “ni fu ni fa” y la presente no queríamos que nos ocurriese lo mismo. Así pues, en nuestra búsqueda continua de locales diferentes y con productos finales que nos sorprendan, encontramos un sitio incomparable y creo que no existe sitio igual a lo largo de la geografía española y dudo que con mis palabras vaya hacerle justicia.

El Gurugú de la Plazuela es una taberna indefinible. Por lo pronto tiene mucha historia: situada en una casona típica del siglo XV, se decía que en ella vivía el verdugo de la ciudad, ya que estaba muy cerca de la cárcel. En 1649 se tiene constancia de la primera taberna, de Velasco, y desde entonces, hasta ahora, ha pasado por muchas manos, quedando finalmente bajo el mando de Alberto y de Belén, que sienten pasión por la cocina, la cultura, la historia y los perros a partes iguales. Y unas ganas enormes de hacer sentir feliz al personal que se deja caer por allí, como bien resume su lema: “calidad y calidez”. (Fuente: web)

Tiene una decoración muy particular, lleno de cosas que tienen su historia para dueños y gentes que lo frecuentan, y nada de lo que allí se encuentra está elegido al azar. Ciro es la mascota del Gurugú, y lo encontraréis en cualquier forma de expresión artística, un perrete muy bonico que se abrió un hueco en el corazón de los lugareños y representa los ideales de la taberna. Por eso tiene de particular que dejan entrar a perros buenos.

La noche que acabamos en esta taberna tan particular veníamos de pasar una jornada por la Castilla vecina y andábamos un poco cansadas, por lo que fuimos temprano a cenar. Quizá por esa razón pudimos coger un sitio en la barra. Las mesas estaban reservadas y los turnos de cenas ocupados (hay que reservar con antelación, ya que abre de jueves a domingo por la mañana). Pero como nos gusta estar en la barra más que a los periquitos, pues nos vino de mil amores, porque la interacción con los dueños fue más estrecha y pudimos preguntarle sin pudor todo lo que se nos pasaba por la cabeza. Y nos permitió participar en el fabuloso juego “Adivina qué ingredientes lleva”, en el que nos quedamos a uno de acertar, por cierto.

IMG-20160528-WA0000

Después de sentarnos en la barra y que el propietario nos explicase todos los productos que aparecían en la carta con mucho detalle, podríamos decir que se divide en varias partes: tiene una parte dedicada a la cocina medieval, muy cuidadosamente documentada gracias a  los dueños y a personas que desinteresadamente colaboran, y que para mí, es lo mejor de este sitio. Otra parte está dedicada a las setas y hongos, de muchas variedades, preparadas en forma de revuelto o cata. Y una última parte en el que tiene cocina moderna y clásica, interpretada al estilo del Gurugú.

IMG-20160528-WA0001

Mira la presentación de los pinchos medievales “Las delicias del juglar”

Elegimos, siguiendo los consejos del maestro tabernero, tres tapas medievales, el rabo de toro y el postre del peregrino, acompañado de unas cañas y una copa de vino de la zona.

  • El maravedí del obispo Barroso. Esta es la primera tapa medieval que probamos. El conjunto de la tapa y la explicación del dueño fue sensacional. Es una galleta en forma de maravedí, como su nombre indica, acuñada, y rellena de una pasta de boletus.
  • La delicia del juglar II: el regreso del juglar. Todo ingredientes medievales y especiado (no contemos con aquellos que se introdujeron después de 1492).IMG-20160527-WA0005
  • El manjar del Mío Cid, con el que jugamos a adivinar cuáles eran los ingredientes que lo componían.IMG-20160527-WA0006
  • El rabo de toro al vino en salsa de verduras, acompañado de arroz al vapor.IMG-20160527-WA0007
  • El postre del peregrino, donde también jugamos a adivinar los ingredientes que se habían utilizado para su elaboración
  • Para cerrar la cena, unos vasitos de limonada, receta seguntina.IMG-20160527-WA0010

La cena fue inolvidable, ya sea por la atención que nos brindaron los dueños, por el local, mágico, y por la actuación del juglar. Si pasáis por Sigüenza, haced un alto en el camino y pasad por el sitio, porque no existe otro igual, en el que se aúne historia, cultura, buena comida y ganas de hacer las cosas muy bien. Un sitio para ir y volver, una y otra vez.

El Gurugú de la Plazuela: Travesaña alta, 17 (junto a Plazuela de la Cárcel). Sigüenza

Tarde de compras y Socolá (Murcia)

Esta tarde, después de dejarnos todos nuestros ahorros del mes en el Mercadito de cositas que han puesto en Ficciones, ha tocado ir de merendola y ni más ni menos que a un sitio que tenía muchas ganas: Socolá. Es una pastelería-cafetería donde antaño estuvo Pequeña Miss Cupcake (suspiro), y que cada vez que he pasado siempre me he quedado mirando a través del cristal y con ganas de entrar a tomarme unas de las tartas que tienen expuestas con tan buenísima pinta.

image
El local se les ha quedado muy chulo, con las paredes pintadas por Casa Chiribiri, súper bonicas, y en tonos chocolate, le han cambiado el mobiliario y lo han puesto más rústico, que le da un aire confortable, como de estar en casa.

image

       imageimage
Hoy, al comentar que estaba allí, me han recomendado probar la tarta Guiness, pero no tenían, así que nos hemos pedido el último trozo de Red Velvet y uno de tarta de zanahoria, y, para acompañar, un café latte de avellana, cortado y bombón.

image
Cuando yo ya estaba salivando pensando en la Red Velvet, a pesar de no ser para mí, ha llegado la chica a decirnos que el trozo le correspondía a una mesa que iba por delante de nosotras, así que hemos elegido tarta de queso al estilo neoyorquino. La verdad es que el cambio no ha estado nada mal, porque la tarta estaba de rechupete, con la mermelada bien batida, sin grumos, y la de zanahoria también, jugosa, con sus correspondientes canela y nueces, y con pasas.

image

Los cafés estaban también ricos, sobre todo el de avellana, y además eran de Salzillo ecológico, así que el doble de buenos.


image

                          image

Pues hemos merendado la mar de bien, en buena compañía, y después de arreglar el mundo un poco y dejarnos el resto de nuestros ahorros, hemos recogido los bártulos y nos hemos ido a seguir recorriendo las calles de Murcia, que por cierto, estaban a rebosar.

image

Una vez catadas estas dos tartas,ya tengo la excusa perfecta para volver otro día a zamparme la Red o la Guiness y esta vez pedirme ese café con avellanas, uno de los que hay dentro de la inmensa carta de tés y cafés que tienen. Mientras tanto, contaré los días para mi vuelta.

image

SOCOLÁ:    C/ Mariano Vergara, 5    30003 Murcia

FOTOS: Negativo en Sepia

Café Lab ha llegado a la ciudad (de Cartagena)

El hecho de escribir dos post seguidos en cuestión de dos días es algo inusual en mí, sobre todo por el hecho de estar en otros menesteres. Pero a veces, dejar a un lado las obligaciones y darle tiempo a las devociones, hace que se te airee el cerebro y veas la vida de color de rosa. La premura tiene que ver un poco con la apertura de un local nuevo que merece la pena visitar lo antes posible.

  
IMG-20151025-WA0025
    IMG-20151025-WA0024

Ya conocía la tienda de cafés que hay justo al lado, y que, presumo, son de los mismos dueños. En Cafés Bernal he comprado en infinidad de ocasiones, porque me gusta mucho esta pequeña boutique del café, elegante, donde están todos guardados en cajitas y te lo sirven con los palitas doradas que tanto me gustan. Pues justo al lado, como decía antes, han abierto este local nuevo, con aire a cafetería chula de Barcelona, de esas que están en la zona de moda, en Sant Antoni, donde te sirven un brunch, como en el Federal.

IMG-20151025-WA0013

El Café Lab es un sitio de los que entras y ya notas el buen karma, de los que gustan para tomarte un café en soledad, mientras lees o echas un vistazo a lo más granado de twitter, como si estuvieras en el salón de tu casa. De eso se encarga “Flori“, que pone ramilletes con flores y plantas aquí y allá, y parece que acaban de recogerlos dando un paseo y le da ese aire a casa de campo. Sus dueños están concienciados con el reciclaje y eso se ve en la reutilización de elementos como la arpillera de los sacos del café como cojines de taburete, los cacillos  de las máquinas  de café como picaportes o tazas antiguas que hacen las veces de lámparas, y en el uso de servilletas de papel reciclado. La iluminación también ayuda a dar calidez al ambiente, así como la madera o los elementos de cobre a los que le han dado una segunda oportunidad en la vida. La “culpa” del ambiente confortable también la tienen los chicos y chicas que trabajan allí, que te brindan un trato agradable, interesándose en todo momento por cómo se encontraba el café o los pasteles que se habían servido, y esto se agradece, porque te sientes como una niña mimada. Es un sitio con un aire diferente y con la osadía de querer cambiar el concepto de cafetería que se puede conocer en una ciudad como esta, muy reacia a todo lo que huele a innovación.

IMG-20151025-WA0017IMG-20151025-WA0018IMG-20151025-WA0016                                          IMG-20151025-WA0014  IMG-20151025-WA0005

El local tiene cuatro zonas muy bien definidas: una “Genius zone”, donde harán cursos relacionados con el mundo del café, una terracota con muchas plantas que le dan alegría, la cafetería propiamente dicha, con unas mesas y una barra que invita a sentarse, y una parte iluminada por cafeteras que se precipitan del techo, a medio camino entre sala de exposición y tienda, donde puedes encontrar edulcorantes naturales, endulzantes, muchos tipos de té, speculoos (esas galletas doradas tan crujientes), tazas con pulpos que emergen, y un largo etcétera.

                                                           IMG-20151025-WA0023   IMG-20151025-WA0015

Y llegamos al corazón del Café Lab: su carta. Tiene una carta estupenda, con una amplia variedad de cafés y de formas de prepararlo (tienen hasta cinco maneras distintas de hacerlo, entre la que se encuentra la prensa francesa o chemex). Además de los cafés también encontramos desayunos, con productos ecológicos y orgánicos, diversos tipos de pan para hacer tostadas (cosa que se agradece, yo ya le he echado el ojo a uno para alguna visita mañanera) y los licuados que harán las delicias de los veggies. Si eres golosón puedes acompañar el café con un dulce, tienen cookies gigantes, tarta y pasteles, cosa que echaba de menos en las cafeterías de Cartagena, como dije en el post anterior.

IMG-20151025-WA0011

En mi primera visita decidí tomarme un espresso, como me aconsejaron, para probar el café sin ningún tipo de distracciones. Me trajeron el café en una bandeja que me recordaba a las que se utilizan para el sushi o para la ceremonia del té, en un vaso que se asemejaba bastante a los de tequila, con doble cristal para evitar que se enfríe rápidamente y un chupito de agua, para tomarlo antes del café. Y lo del espresso surtió efecto, y tuve la posibilidad de notar cómo el aroma del café se alojaba en el sistema límbico para quedar impreso en mi memoria posteriormente. Era denso, pero no negro, de un bonito color chocolate, y casi se podía tomar con cuchara.

IMG-20151025-WA0009 IMG-20151025-WA0010IMG-20151025-WA0007

En mi segunda visita (decidí ir una segunda vez para poder hablar con conocimiento de causa) me aventuré a probar un capuchino seco, que se diferencia del normal en que la crema es mucho más densa en el primero. Y , en efecto, la crema de leche era más “natosa” que la espuma de leche a la que estamos acostumbrados. El capuchino llevaba una galleta (estas cosas me encantan) hojaldrada con canela y granos de azúcar, detalles.  Acompañé mi café con una tarta de zanahoria, muy sabrosa, con su saborcillo a canela y sus nueces, aunque para mi gusto, le faltaba el frosting de queso que suelen llevar arriba, pero esto es una opinión personal. Otra tarta que probamos fue la de jengibre y chocolate, que también estaba rebuena.
IMG-20151025-WA0020 IMG-20151025-WA0019IMG-20151025-WA0022

La verdad es que cuento los segundos para volver y ya me veo en la terraza, una mañana de invierno al solecito, disfrutando de una buena compañía y tomando un café con tostadas.

P.D. Si vuestros móviles mueren por una carga, sentaos en la barra y podréis cargarlos mientras vosotros os recargáis  con una buena taza de café.

Larga vida al café.

CAFÉ LAB: C/ Carmen Conde, 23  (Cartagena)

FOTOGRAFÍAS: Negativo En Sepia

IMG-20151025-WA0006

Inglourious apfelstrudel

Tarantino se ha convertido en un director de culto gracias a transformar escenas de violencia políticamente incorrectas en imágenes llenas de belleza. Une diálogos inteligentes, personajes complejos, en su mayoría rozando la psicopatía, y cuerpos desmembrados en películas que hacen tilín en el hipotálamo. Y un vínculo especial con la comida. Desde Pulp Fiction hasta Kill Bill, en algún momento del metraje existe cierta alusión a ella: fast food, dulces austríacos, arroz envenenado o un sencillo vaso de leche. El hecho de introducir alimentos como telón de fondo convierte una escena con grandes dosis de violencia en algo más mundano, rozando lo esperpéntico.

Son innumerables los momentos en sus obras en los que se mezclan ágape y escenas sórdidas, pero hay una en concreto, que puedo ver hasta la saciedad. (Contiene spoilers) Culinariamente hablando, Malditos bastardos,  contiene un momento extraordinario, visual y auditivo. Es la secuencia del strudel de manzana.

El apfelstrudel es un pastel de manzana, cuyo origen, leo, se remonta a la cocina bizantina, armenia o turca, muy interesante, ya que la película me da a entender que el restaurante hace el postre como una manera de agasajar a los nazis durante la Francia de Vichy. Se debe tomar caliente y suele ir acompañado de helado de vainilla o crema inglesa, o como es el caso, de nata. La compañía del apfelstrudel debe ser fría, para crear contraste, como sucede con el coulin o el brownie.

Shosanna es “invitada” a un lujoso restaurante por el soldado-actor enamorado. Allí la esperan Goebbels, su secretaria  y el héroe, y, al acabar la escena, se les une Hans Landa, apodado “Cazador de judíos”, quien acabó con la familia de la joven. Le obliga a quedarse, ya que, como es normal, debe hacerle algunas preguntas por acoger la premiere y donde asistirán los altos mandos nacionalsocialistas.
Hans Landa comenta que el strudel que sirven no está mal y pide, para él y la señorita, sendos pasteles de manzana. Para acompañar, un espresso y un vaso de leche para ella, lo que recuerda a la escena inicial, en la casa de ganadero francés.
image
El olvido de la nata por parte del personaje crea un momento de espera incómoda, mientras el ruido de la cucharilla sirviéndose el azúcar para el café es el único sonido que rompe el silencio. La nata, que no parece la que se podría servir en un lugar de categoría (de espray), es servida de cualquier manera, y parece que a Tarantino le gusta poner énfasis a esos momentos que carecen de importancia, focalizando la atención en el instante en el que el camarero la sirve. La nata que aparece sobre el strudel posteriormente no es la misma que está en el cuenco. Ésta última, parece montada de verdad.
El personaje que interpreta el actor Christoph Waltz come el strudel, hablando y masticando, dándole un tono de cotidianidad a lo que debería ser un interrogatorio en toda regla. El ruido de las cucharillas, del tenedor y el cuchillo mientras cortan el pastel, el entrechocar de los dientes, incluso los suspiros de la chica, crean una banda sonora única para el momento y son casi tan protagonistas como los actores.

image

La escena acaba con un gesto que demuestra el desprecio del nazi hacia el pastel del restaurante y se traduce en un cigarro apagado sobre los restos que quedan en el plato. image

No recuerdo haber probado nunca el strudel de manzana. En ocasiones lo he visto en la sección de congelados de algún supermercado alemán, lo he mirado con curiosidad, pero nunca lo he comprado, porque me fío poco de su sabor. Y aunque nunca lo he probado, puedo imaginarlo en base al aspecto que tiene en la película. La pasta filo resquebrajándose, la compota de manzana caliente, aromatizada con canela, algunos frutos secos y la nata acuden a mi mente como si fuese real. Como lo consideraba raro, Internet, fuente inagotable de conocimientos que alimentan mi naturaleza hipocondríaca, me dio una pista sobre ello: el paladar mental.

Una de mis próximas metas invernales será hacer la receta del apfelstrudel que Sergi Arola propone en la presentación del DVD de Malditos bastardos. En un arrebato de locura me sentaré, me serviré nata y disfrazada de Hans Landa emularé ese maravilloso momento, y  una muñeca disfrazada de Shosanna mirará al vacío.